César Guzmán, la explosión de la imagen

César Guzmán, la explosión de la imagen

142 0

Sus fotografías de paisaje tocan las fibras de quienes las miran. Es casi una confrontación, una incitación al desorden de la belleza

A veces son horas caminando en senderos montañosos, en páramos poco transitados, en playas a miles de kilómetros de su hogar. El frío y el calor se convierten en enemigos o en aliados, según sea el caso. El pasto escarchado, a las faldas del Iztaccíhuatl y Popocatépetl, se quiebra y la arena de las playas más bellas de México queda marcada con sus pasos. Es hasta ese momento que César Guzmán levanta su cámara y hace clic.

Inició en el mundo de la fotografía cuando aún era estudiante de licenciatura, una pasión que adquirió desde pequeño viendo en el librero de su abuelo imágenes de diferentes lugares de México. Su detonante fue en 2008, cuando su padre le regaló una cámara fotográfica para tomar imágenes de aves.

“Siempre busco un diálogo interno con los elementos de mis fotos. Quiero mostrar todas mis emociones, mi drama, mi euforia, y que los observadores lo sientan; que estallen junto conmigo”, dijo.

Lo mismo toma fotografías de montaña, de playas y vía láctea, como de festividades y documentales. “A veces, no sé, simplemente exploto. A veces me conmuevo con lo que estoy viendo, llámese paisaje o reportaje, y de hecho, esas siempre son las mejores fotos que hetomado”, confesó.

Es esa pasión lo que le ha permitido ser reconocido con diversos premios y menciones honoríficas en concursos de fotografía a nivel nacional, como certámenes organizados por México en una Imagen, Cuartoscuro o el Comité Fotográfico Mexicano (CFM), entre otros.

Pero más allá del reconocimiento obtenido, está ese alimento a sus emociones y sentimientos que logra a través de sus fotografías, herencia de esas tardes donde se perdía absorto en la biblioteca de su abuelo, soñando con conocer rincones desconocidos de México. Hoy, después de tantos años, puede decir que su sueño se ha convertido en realidad y la fotografía ha sido la herramienta para lograrlo.

César Guzmán

Biólogo, con especialidad en ecología, originario de la CDMX. Es fotógrafo de naturaleza y utiliza el seudónimo de Celecanto, especie de pez que se creía extinto desde hace 70 millones de años, por lo que decidió usar su nombre por la virtud del viaje y perseverancia, como inspiración para su trabajo fotográfico.

Carlos Matus

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *