Cómo elegir un buen gimnasio

186 0

Si estás buscando la manera de ponerte en forma, una buena opción es inscribirte en un gimnasio, centro de fitness o club deportivo, pero hacerlo implica la firma de un contrato, y no todos son iguales

El mercado del fitness en México está sufriendo un cambio muy importante, están creciendo diversas ofertas que invitan al mexicano a introducirse al mundo saludable.

En los últimos años ha crecido en forma alarmante el número de personas con exceso de peso en el país. Sin embargo, la cultura por realizar algún tipo de actividad física va en aumento, siendo uno de los principales agentes de cambio el crecimiento de la industria de fitness que cada vez es más grande.

Entonces, para evitarte un problema más adelante, antes de inscribirte a un un gimnasio, centro de fitness o club deportivo, averigua más sobre el negocio y sobre aquello a lo que te estás comprometiendo.

Las quejas más comunes de los usuarios son las tácticas de venta de alta presión, declaraciones equívocas sobre las instalaciones y servicios, incumplimiento de las políticas de cancelación y la pérdida de los cargos de membresía cuando los gimnasios cierran.

Instalaciones

Planifica una visita al gimnasio en el horario que normalmente irías para ver cuánta gente hay, si las instalaciones están limpias y cuidadas, y si las máquinas de ejercicios están en buenas condiciones. Pregunta sobre:

•La cantidad de miembros. Hay muchos establecimientos sin límite para ello, y tal vez no esté demasiado lleno cuando lo visites, pero podría estar repleto durante las horas pico o después de una promoción.

•Horario de atención. Algunos gimnasios pueden limitar el horario para las membresías de menor costo a determinadas horas del día.

•Instructores. Si quieres contar con la ayuda de un profesional, pregunta cuál es su experiencia y cuánto tiempo hace que trabaja en el lugar.

•Clases. ¿Tendrás que pagar un cargo extra para ciertas actividades? ¿o están incluidas en la membresía?

Lo que estás aceptando

En algunos gimnasios te pedirán que te inscribas -y que pagues- en tu primera visita, ofreciéndote incentivos como tarifas especiales. Antes de decidirte, es conveniente llevarte el contrato a tu casa para leerlo cuidadosamente y puedas averiguar si:

¿Figura todo lo que te prometió el vendedor?

Si surge un problema después de inscribirte, lo que cuenta es el contrato. Si alguna cosa que te dijeron no está escrita en el contrato, va a ser difícil que puedas probar tu caso.

¿Hay un período de prueba?

Algunos gimnasios conceden a sus clientes varios días para reconsiderar su inscripción después de firmar el contrato. Otros podrían inscribirlo por un período de prueba. Aunque le cueste un poco más por mes, si no te gusta el gimnasio o si no vas tan seguido como pensabas, podrás ahorrarte años de pagos.

¿Puedes cancelar la membresía o conseguir un rembolso?

En caso de mudanza, lesión o por no ser lo que esperabas, ¿te rembolsarán tu dinero? Es especialmente importante que sepas la política de cancelación del gimnasio.

¿Qué pasa si cierra?

Averigua cuáles son los derechos establecidos por las leyes locales.

¿El precio es adecuado?

Para tener una idea de lo que pagarás, divide el costo de la membresía por semana o por día. Si lo pagas a crédito, incluye los posibles cargos financieros. ¿Estás en condiciones de pagarlos?

Última década

Según la International Health, Racquet & Sportsclub Association (IHRSA) México pasó de 2,200 gimnasios en 2010 a 12 mil 376 gimnasios en 2016.

El número de usuarios se incrementó en 49.6%.

La tasa de penetración más reciente se ubicó en 3.2%.

Valor de la industria

Según Matrix Fitness México, alcanza mil 800 millones de dólares, con un crecimiento anual de 20%. Se estima una expansión de 300% para 2020.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *