Cuando la vocación se manifiesta desde la niñez, lo mejor es dejar que fluya hasta que la madurez defina si ese es el camino a seguir. En esta ocasión hemos descubierto a tres talentosos niños que seguramente se convertirán en artistas o genios que orgullosamente portarán la etiqueta ‘Hechos en Cancún’.

Mía Amati

Hay niños que desde muy pequeños tienen muy claro qué les gusta hacer y pronto empiezan a buscar la manera de experimentarlo para convencerse. Tal es el caso de esta pequeña de tan sólo 10 años, quien nos dice: “He encontrado que la danza es una forma de expresarse y al mismo tiempo de diversión, por eso me gusta tanto”.

Al hablar sobre lo que llamó su atención cuando vio a los bailarines, es contundente: “La fuerza y la confianza con la que se presentan en el escenario; eso me gustó y eso quiero
también para mí”.

Convencida de que su vocación es firme, no duda en tener algún día su propio estudio de danza y ser una buena maestra para compartir lo que -a su corta edad- tanto
esfuerzo le ha costado.

Mía Muller

Para ella, dibujar es una actividad natural que evolucionó muy rápido, de palitos y bolitas a figuras reales; sin embargo, a sus 12 años agradece mucho cuando la felicitan por la
belleza de sus obras.

“Al principio empecé por dibujar figuras con ojos grandes y cuerpos chicos, que vi en la televisión, y después una amiga me presentó un estilo que me gustó más: el ánime, pero lo hago con mi propio estilo.

Es una forma de expresar sentimientos, estados de ánimo, todo se refleja ahí. Dibujar me ayuda a desahogarme. Me gustaría explorar técnicas digitales, acuarela, óleo. Quiero hacer retratos, acercarme a lo figurativo. No sé si pintaré toda mi vida, aún no defino mi vocación, pero quiero prepararme más y hacer mejores trabajos cada día”.

Andrés Martínez

Su primer acercamiento con la robótica fue en tercer año de kínder, cuando lo invitaron a hacer una prueba de habilidades. Siguió con piezas de LEGO, dándoles movimiento con motores que ha ido dominando.

Su talento ha ido creciendo; incluso ha ganado concursos como Destination Imagination (Monterrey), Universidad del Caribe y Robótica México. Con un poco de timidez admite ser bueno en matemáticas y tener unos ‘aspectos inteligentes’.

Hoy tiene 10 años, cursa 5o. de primaria y es un genio en potencia que estudiará Ingeniería, aunque no sabe si aplicará sus conocimientos a cuestiones científicas o médicas. De lo que sí no duda, es que seguirá experimentando.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *