Lecciones de la quiebra de Thomas Cook: Cristina Alcayaga

Lecciones de la quiebra de Thomas Cook: Cristina Alcayaga

231 0

Thomas Cook el gigante turoperador británico, que tenía operaciones en los principales destinos del caribe tales como Cancún, Riviera Maya, Punta Cana y Cuba, anunció su cierre de operaciones el pasado mes de septiembre.

Con 178 años de fundado, era el turoperador más antiguo y el segundo más grande del mundo, presente en 16 países, contaba con una línea aérea de 105 aviones y su marca estaba esparcida en 200 hoteles.

Su quiebra afectó a 600 mil turistas y dejó sin trabajo a 22 mil empleados. Situación para meditarse ahora que el Día Mundial del Turismo 2019 promovido por la OMT, y que se centra en el Turismo y Empleo, con el lema ‘un futuro mejor para todos’.

Son varias las causas a las que les atribuye la quiebra de Thomas Cook, entre ellas, el problema del Brexit, en Reino Unido, la caída de la libra, la crisis económica mundial del 2010, problemas sociales y políticos en algunos países destino y hasta un verano europeo muy caluroso en el 2018.

Los analistas coinciden unánimemente, en que la empresa tardó en reaccionar ante las nuevas formas de viajar de los turistas que hoy reservan hoteles por internet, compran vuelos de bajo costo y buscan experiencias personalizadas. Esto hizo obsoleto, el concepto del Paquete Vacacional ‘all in one’ creado por Thomas Cook con el que obtuvo enormes ganancias durante décadas. Ante el cambio, lentamente fue perdiendo terreno.

En ese sentido, la Organización Internacional del Trabajo, ha establecido que la adopción de nuevas tecnologías puede ser fundamental para crear nuevos y mejores puestos de trabajo; a lo que ha convocado a todos los sectores y países, ante los 190 millones de desempleados en el mundo, un número todavía muy elevado.

El informe de su Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo identifica que las fuerzas que están transformando a este planeta son: la tecnología, al cambio climático, la demografía y la globalización; y que determinarán en el futuro los trabajos y las habilidades necesarios.

La experiencia del gigante Thomas Cook, debería ser aquilatada por aquellos que se niegan a reconocer estos cambios trascendentales, como los gremios de taxistas, que desquiciaron esta semana, la Ciudad de México y otros 10 Estados con un paro nacional en protesta contra las plataformas tecnológicas como Uber Cabify o Didi.

El corporativismo, la protección a monopolios sindicales, y todos los intereses que hay detrás de estas movilizaciones, tan sólo están prolongando lo inevitable, ante las tendencias mundiales y en una realidad donde los usuarios somos los actores, no los gobiernos ni los sindicatos.

Me despido de ustedes y les invito a seguirme en Twitter @Cristinalcayaga

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *