migrantes

La vocación humanitaria de México: Cristina Alcayaga

87 0

Hasta hace poco gran parte de la sociedad mexicana, defendía con orgullo la vocación humanitaria de la política exterior que brindaba asilo a personas, que tenían que salir de sus países a causa de persecuciones de tinte ideológico.

Un ejemplo de ello fue el grupo de refugiados españoles que huyeron de la guerra civil en los años 40 del siglo pasado.

Otro ejemplo icónico, es el de Fidel Castro que se refugió en México antes de partir de Veracruz en el famoso yate Granma hacia cuba a hacer la revolución.

Vale la pena mencionar la etapa de 1984 con los compromisos del acta de paz del grupo contadora, qué intentaba terminar con los conflictos armados en Centroamérica.

Hoy nos encontramos ante una encrucijada donde, por una parte, México abre sus puertas para recibir las caravanas de Honduras y otros países de América Latina, y por la otra, tenemos un vecino poderoso que vocifera y ataca, la política humanitaria, por lo que México ha tenido que modificar su política exterior de manera más rigurosa.

La frontera sur es muy porosa;  el acceso por el río Suchiate, la selva y el Usumacinta son y han sido un reto para poder proteger la entrada de migrantes. Hoy la Guardia Nacional se despliega para detener y controlar a los ilegales.

La BBC calcula que más de 500 mil migrantes centroamericanos han ingresado a México desde octubre 2018.

Está ocurriendo un fenómeno similar al de los Estados Unidos aquí -que hay que observarlo-. Encuestas recientes de Mitofsky y del periódico El Financiero, arrojaron que 53% de los encuestados rechazaron dar empleo a los centroamericanos;  70% estuvieron a favor de cerrar la frontera sur y de efectuar deportaciones.

Estos resultados contrastan con los de la Encuesta Nacional, sobre Discriminación 2017, -de hace 2 años- en que el 53% de los encuestados aprobaban refugiar a los migrantes temporalmente y solo el 2%, estaban de acuerdo con cerrar las fronteras.

Es irónico el surgimiento de estos sentimientos anti-migratorios en la opinión pública mexicana,  similares a los que Donald Trump a promovido en su país. Sin embargo, estos se atribuyen principalmente a la escasa explicación que se ha dado sobre los alcances de la estrategia emprendida por el Gobierno Federal para atenderlo. Es lógico que ante la incertidumbre surjan los miedos.

Pero en la medida que el gobierno pueda despejar dudas y controlar la inseguridad en esa área del Sureste, podremos observar menor tensión en la región y mayor orden. Hago votos para que así sea.

Me despido de ustedes y los invito a seguirme en Twitter @Cristinalcayaga

 

Por Cristina Alcayaga

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *