Hace más de veinte años llegué a Cancún cargada de sueños y con la ilusión de experimentar las bondades de este destino turístico. Recuerdo varias costumbres y elementos de los que me fui adueñando hasta sentirme ‘dignamente cancunense y orgullosamente quintanarroense’, pero sin duda alguna, uno de mis más fieles referentes de la sociedad cancunense, de la cultura urbana y del desarrollo de la ciudad, fue y ha sido hasta ahora, la revista Cancuníssimo.

A través de sus páginas se toma el pulso inequívoco de lo que acontece en Cancún. Sus secciones permiten conocer la personalidad y trayectoria de sus habitantes y se apoyan los proyectos que contribuyen y engrandecen el acervo turístico y cultural de nuestro destino. Leer Cancuníssimo es además, estar al día en el acontecer político, en el crecimiento empresarial, en la moda, y en la gastronomía de nuestra ciudad. El dinamismo que caracteriza a sus fundadores, la ha impulsado a evolucionar al mismo ritmo que la ciudad que le da vida haciéndose presente ahora también, en el mundo virtual a través de su nueva página web y las redes sociales. Hoy en día, su voz trasciende fronteras alcanzando un número exponencial de lectores.

Al dar cabida a temas que muestran el sentir más profundo de su gente, Cancuníssimo ha sido siempre el reflejo de la diversidad de los habitantes que conformamos Cancún. En este sentido, me siento honrada de formar parte de esta trayectoria contribuyendo desde hace un par de años con acerca del tema que ha marcado mi vida a partir del nacimiento de mi hijo Emilio. La posibilidad de transmitir mi opinión y mis experiencias en temas como la inclusión, la discapacidad y el síndrome de Down, lo que me compromete y me impulsa a seguir trabajando en pro de un mundo en donde todos tengamos cabida, a favor de una educación para todos sin exclusión y de un turismo más incluyente en donde cada visitante tenga un trato de calidad y la posibilidad tener unas vacaciones en las que pueda disfrutar de todos los servicios sin impedimento alguno.

Felicidades Cancuníssimo por estos veintiocho años de aniversario y una vida que ha dejado huella. Que sean muchos años más.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *